DERECHO AL OLVIDO: UN GRAN LOGRO EUROPEO PERO CON INCÓGNITAS

Con la sentencia del caso Google, en la Unión Europea se puso en práctica un nuevo derecho llamado derecho al olvido. A mi parecer, un gran logro europeo pues hasta entonces, los grandes buscadores indexaban e indexaban todo tipo de información personal de ciudadanos europeos sin tener en cuenta otros factores. ¿Qué sentido tenía encontrar información desactualizada de hace años de personas cuya información podría perjudicar su imagen presente? Es cierto que la libertad de información y libertad de empresa deben prevalecer en ciertos momentos, especialmente si se trata de personas públicas, pero  también es cierto que en la mayoría de casos los buscadores indexan información de todas las personas y e información de todo tipo. A veces, incluso, información desconocida para la mayoría de personas. Y, aún en personas públicas, tenemos que creernos que todo ciudadano debería tener que poder tener el control de su vida y de lo que se dice sobre ella, especialmente si no es cierto o es perjudicial.

google-eraser-840x473

La sentencia Google establece una serie de criterios para que el ciudadano pueda ejercer su derecho al olvido, entre ellos: que la información esté desfasada, sea perjudicial o sea falsa o, que la información, por ejemplo, no se refiera a un personaje público o no tenga un interés público. Sin embargo, estos criterios no dejan de ser discrecionales para quien tiene que encargarse de eliminar esta información: los propios buscadores.

Probablemente, para un buscador, que vive de indexar información, enlaces y todo tipo de elementos, el interés público prevalezca en la mayoría de ocasiones. Incluso aunque la información esté desfasada. Lo que implicará para el que ejerce su derecho al olvido, tener que recurrir a instancias superiores; en el caso español, a la Agencia Española de Protección de Datos. Seamos sinceros: la gran mayoría de la gente no sabe, no conoce o simplemente no querrá rellenar el formulario que Google permite para ejercer este derecho, pero aún menos sabrá o querrá recurrir a instancias superiores. El exceso de criterios discrecionales y el hecho que sean los buscadores que indexan la información los que tienen que decidir sobre su desindexación provoca que en primera instancia los buscadores rechacen la mayoría de peticiones.

Otros problemas que pueden presentarse podrían deberse a la indexación de contenido falso o que tiende a la mentira de algún cargo o figura pública. ¿Qué pasa cuando un periódico o web crea una noticia falsa de alguna figura pública? Para Google, esta “noticia” podría tener relevancia pública al tratarse de un cargo público, pero ¿y si la noticia es falsa? ¿o si está manipulada? ¿Y si la noticia hace referencia a un tuit o comentario en algún periódico ya borrado por el usuario? En este caso, Google podría legalmente justificar la no desindexación del contenido por la relevancia pública de la información, especialmente si se trata de una información manipulada, que no falsa, y el usuario tendría que recurrir a instancias superiores necesariamente. Rara vez el buscador investigará en la fuente de la noticia para determinar o no la veracidad de la noticia indexada.

Los criterios a cumplir son tan amplios y tan discrecionales que, a mi parecer, es necesario algún tipo de normativa que pueda disminuir aún más estos criterios y garantizar algún tipo de automatización para ciertos casos, como podría ser, por ejemplo, que la información estuviera muy desfasada. Esta nueva normativa debería complementarse con otra normativa relacionada con nuestro legado digital.

La Agencia Española de Protección de Datos resume en su web a la perfección como ejercer el derecho al olvido y recoge sus resoluciones, tanto las estimatorias como las desestimatorias.

En definitiva, el derecho al olvido es un gran logro para los ciudadanos europeos pero debe complementarse con legislación que fortalezca este derecho y no lo deje al amparo solo de los tribunales de justicia. No olvidemos que la función de legislar es de los parlamentos y no de los tribunales.

entrada originalmente publicada en ericplaza.eu 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s