¿Populismo y elecciones?

Triste o felizmente (depende de cómo se mire) la crisis que padecemos desde hace años está provocando que se hable de de Europa como nunca antes se había hablado. Aunque, desafortunadamente, no siempre se habla con total veracidad.

Con los partidos extremistas en auge por todos los rincones de Europa, son muchos los partidos políticos más tradicionales los que temen una importante pérdida de votos en favor de estos nuevos partidos. Esto provoca que éstos partidos tradicionales transformen sus programas electorales, e incluso su propia ideología, con el fin de acercarse a estos partidos extremistas y conseguirles arañar algunos votos. Pero, ¿todo vale? ¿De verdad merece la pena adoptar ciertas posturas (normalmente de índole fascista y populista), para ganar elecciones? ¿Dónde quedan los principios e ideología de los partidos tradicionales y que (al menos en su día) eran irrenunciables?

extremismo fanatismo

Probablemente, uno de los mayores problemas de los partidos extremistas sea que normalmente no ganan elecciones. Por tanto, éste hecho les permite estar siempre en la horquilla decisiva que les otorga muchas veces la llave para formar gobiernos, pero sobre todo, les da una ventaja terrible: no tienen la responsabilidad de gobernar ni asumen la entera responsabilidad de las decisiones de los Gobiernos, incluso cuando puedan gobernar en coalición.

Sin embargo, ésta ventaja centralista suele acabarse cuando los partidos extremistas llegan a tener suficiente poder como para gobernar. Entonces, ya no se trata de difundir proclamas fáciles y panfletarias, sino que se trata de conducir un país. Algunos ejemplos son Dinamarca y Finlandia, cuyos gobiernos están formados por alianzas de lo más variopinto (especialmente Finlandia, dónde no hay oposición porque todos los partidos son Gobierno), pero que incluyen a los partidos extremistas dentro de los gobiernos. Se trata de gobiernos que, de una u otra manera, han hecho modificar la postura oficial de los partidos extremistas en el transcurso de la legislatura.  

La cruda realidad es que muchas de las propuestas de estos partidos no son viables, bien porque no tienen sentido absoluto ni son realizables (porque son utópicas, por ejemplo), bien porque no cumplen con la legalidad ni nacional, ni europea ni internacional.

Por otro lado, también existe la posibilidad de que las propuestas de estos partidos sean realmente apetecibles cuando no hay posibilidad de cumplirlas (porque no se gobierna), pero que, si algún día se llegará realmente a gobernar, no serían realmente llevadas a cabo problemas éticos. Me viene a la cabeza, por ejemplo, la idea de Le Pen de reinstaurar la pena de muerte. Efectivamente, se trata de una idea compartida por algunos sectores de la población tras ver ciertas informaciones por los medios pero que, a la hora de verdad, poca gente llegaría a respaldar su vuelta (la soberanía de un país también depende mucho de su prestigio internacional).

En definitiva, los populistas generalmente se sienten más cómodos en la oposición que en el Gobierno. Estando en la oposición batallando por un Gobierno (y sabiendo de antemano que nunca llegarán a ser mayoritarios) les permite asegurarse ciertas posiciones de manera permanente (tanto en las instituciones, como en los medios y en la sociedad), mientras que estar en un gobierno puede provocar la desaparición o ocultación del partido político (en Finlandia, por ejemplo, la integración de Verdaderos Finlandeses en el Gobierno ha restado protagonismo a este partido y a sus ideas).

Es interesante observar que muchos partidos extremistas tienen sus mejores resultados en las elecciones europeas, elecciones que en la actualidad de destacan especialmente por no ser el anticipo a la elección de un gobierno normal y que de antemano, ya se sabe que no se gana o, al menos, se hace extremamente difícil ganar en las elecciones europeas si no hay un partido pan-europeo. Esto lo saben muy bien los partidos extremistas, que criticando la UE pero aprovechándose de sus instituciones y herramientas, van a aliarse para conseguir algunos beneficios si consiguen los suficientes apoyos.

stop populism

La pregunta final es, ¿y si existieran muchos partidos extremistas con muchos apoyos en las elecciones europeas y por ende, con muchos asientos en el Parlamento Europeo? ¿Y si realmente llevaran a cabo sus ideas? Muchos defendemos la idea de que la presencia de muchos extremistas en el Parlamento Europeo puede ser beneficioso para recuperar el espíritu europeo (lo de siempre: uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde), pero esta postura implica un importante riesgo: que no haya la suficiente fuerza para contrarrestar el extremismo. 

Sin duda, el panorama que salga de las próximas elecciones europeas va a ser completamente diferente a lo que estamos acostumbrados. Esperemos que para mejor. Nuestro presente y futuro está en juego.

Anuncios

3 thoughts on “¿Populismo y elecciones?

  1. Pingback: Algunas leyendas sobre UK y la UE | Territorio Europa

  2. El problema no son los extremistas-populistas, el problema son quienes les votan y creen sus proclamas.
    Estos partidos son los partidos del miedo, y lo digo porque sus votos provienen del miedo de los europeos, miedo al mundo que esta surgiendo y que se esta forjando, y por ello a un retorno a una mítica edad de oro de las naciones estado europeas, es decir, una especie de retorno al siglo XIX cuando las naciones europeas eran importantes en el mundo. Por eso triunfan estas opciones retrógradas, porque nadie se molesta en explicar a la gente que la Historia no tiene vuelta atrás, y que el único futuro de Europa es ser un estado continental…las otras vías no llevan al futuro si no a la cuneta de la Historia.
    Y después de este comentario, felicitaciones por el blog, es muy útil y muy necesario en estos tiempos de euroescepticismo.

  3. Oferta de financiación y de ayuda mutua de crédito.
    Me llama GIUSEPPINA Eleonora, yo soy una mujer, casada con el corazón en Cristo, y con los hijos de nacionalidad italiana y con mis acciones me quieren gracias a lo que mi dios me ha dado y en colaboración con el banco, CM-C. I. C para ayudar a las familias gesto de menos (las viudas, a los parados, pensionistas y otros) con el préstamo de 5.000 a 100.000 euros en una tasa de 2%. Usted quiere ponerse en contacto conmigo si usted está cubierta en mi e-mail principal: giuseppina.eleonora01@gmail.com o +22 999 188 069 whatsapp para su demanda gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s