¿Por qué la Unión Europea SÍ merece el Premio Nobel de la Paz?

Muchas han sido las críticas hacia la concesión del Nobel de la Paz a la Unión Europea. Todas las críticas, bien respetables, sin embargo, no siempre tienden a reflejar la realidad de una manera correcta. Así, por ejemplo, una de las críticas más difundidas dice que ‘la UE es el mayor exportador de armas al mundo’. Esto podría ser correcto si la UE dispusiera de un propio presupuesto para destinar fondos hacia estas partidas, pero la realidad es que los encargados de exportar armas son los propios Estados europeos de manera completamente independiente a la Unión Europea. Hay que saber diferenciar, por tanto, entre Estados Miembros o Estados, y Unión Europea. Aquí, como en tantas cosas, pasa aquello que algunos Estados hacen: nacionalizar los éxitos europeos y europeizar los fracasos nacionales.

Lo importante, sin embargo, es señalar cuales son esos factores que nos permiten decir que la UE sí merece el premio Nobel de la UE.

530294_10152527697755107_417266864_n (1)

Para empezar, es una obviedad para la mayoría que los europeos vivimos en paz. Criticamos el Nobel desde el sofá de nuestra casa. Sin miedo. Sin miedo a una guerra, una rebelión, a la censura o a ser perseguidos políticamente. Nosotros, los europeos, asumimos este hecho como algo intrínseco a nuestra sociedad….pero lo cierto es que 60 años atrás esta situación era radicalmente diferente en toda Europa…y no hace tanto tiempo para los españoles. Por esto, ¡sean bienvenidas las críticas! Así se avanza, se construye y se mejora. Pero, por favor, no nos olvidemos de que si podemos expresarnos libremente ¡sin miedo! es porque hay un ordenamiento jurídico y unas instituciones en Europea que así lo permiten.

En apenas 100 años, Europa ha vivido ¡dos guerras mundiales!. Si a estas desastrosas guerras mundiales les sumamos las numerosas guerras civiles europeas, podremos llegar a la conclusión de que Europa tiene, fundamentalmente, una historia violenta. Eso sí, este resultado lo tenemos sumando la historia reciente. Pero, ¿y si sumáramos también las guerras y conflictos violentos des del siglo XX hacia atrás? 

Es un hecho, por tanto, que Europa occidental se ha caracterizado por su historia violenta. Más reciente, pero también sumamente violento, encontramos las Guerras de los Balcanes y de Europa del Este, así como los conflictos constantes con la URSS y Rusia hasta la puesta en marcha de la Unión Europea.

La creación de la Unión Europea, aunque muchos aún lo sigan dudando (eso sí, desde casa y con toda la tranquilidad del mundo de saber que no pasará nada por pensar y hablar diferente), sirvió para reconciliar a tantos países europeos enfrentados hasta 1945, y muy especialmente para reconciliar a Francia y Alemania. A raíz de esta reconciliación, junto con los otros países fundadores, se creaba un espacio de paz y harmonía en el que, fundamentalmente, se acordaba utilizar la palabra y la negociación para resolver los problemas comunes, abandonando las armas, amenazas y violencia. Empezaba una nueva Europa. 

No serían pocos los países europeos que, aún no siendo miembros de la UE, querrían adherirse a la Unión con el fin de mejorar sus economías, servicios y, sobretodo, garantizar un espacio de paz en sus propios países. España y  Portugal son un gran ejemplo de como gracias a la Unión Europea salieron a la luz y pasaron de negras dictaduras a transparentes democracias en muy poco tiempo, o de cómo unos países hundidos en la miseria pudieron avanzar rápidamente y convertirse en desarrollados países.

Y, no hace mucho tiempo, el Este europeo se dio cuenta de la importancia de la Unión Europea para hacer avanzar y pacificar sus países. Alguno dirá que la ampliación de la Unión Europea de 2004 fue precipitada. Pues podría serlo. Pero lo importante viene dado en que dicha ampliación permitió que algunos países del Este abandonaran o tuvieran que abandonar algunas de sus prácticas o conflictos con el fin de integrarse en la Unión Europea. Hoy en día, aún son muchos los países del Este de Europa que no son miembros de la UE, pero que sí son estados potenciales o ya candidatos y , como tales, tienen el deber de empezar a realizar cambios con el fin de adaptarse a la normativa europea. Normativa que, entre muchas leyes, impone la obligación de garantizar el Estado de Derecho, democracia, paz y libertad. 

La democracia, el Estado de Derecho, la paz y la libertad están hoy por hoy garantizadas en la Unión Europea. Y ya no sólo porque lo imponga la normativa, sino porque los ciudadanos europeos, de Norte a Sud o de Este a Oeste, tenemos unos valores comunes, compartidos e innatos que pasan por no entender una sociedad que no sea democrática, libre, pacífica o protegida por el derecho.  

Cuando todo ya está garantizado en Europa, la Unión Europea, entre sus objetivos, también entendió que debía expander y difundir alrededor del mundo sus propios valores. Es por ello que durante toda su historia la Unión Europea ha tendido a crear instrumentos con el fin de hacer llegar estos valores alrededor del mundo: misiones de paz, ayuda humanitaria, clausulas de condicionalidad democrática y protección de los derechos humanos, resoluciones, sanciones, etc…

487093_451491111567216_585964175_n

Es cierto que la Unión Europea no es perfecta ¡y qué país sí lo es!. La UE ha cometido muchos errores, también es cierto, ero también ha aprendido de ellos y ha procurado no volverlos a cometer. Muchas veces también se le pide que actúe o hable sobre determinados ámbitos pero que, desgraciadamente, no puede hacerlo por una falta de competencias. Todo es mejorable. Y este gran Premio debe servir para ello. Es un Premio que reconoce la trayectoria pacífica europea pero sobretodo quiere hacernos recordar que ni los países ni los europeos podemos olvidar esta trayectoria. Debemos recordarla y proteger lo creado hasta ahora.

Este Premio debe servir para recordarnos quienes somos, cómo hemos llegado hasta aquí y cómo podríamos acabar. No deberíamos estar dispuestos a echar un paso atrás. Deberíamos estar dispuestos a defender lo que hemos creado y, sobretodo, a luchar por aquello que debemos seguir creando: una Unión Europea fuerte, unida y capaz de proteger sus valores en Europa y en el resto del mundo. Es lo que nos caracteriza y lo que nos hace sentirnos orgullosos cuando nos comparamos con otros países de los que no querríamos formar parte pero sí europeizar.

44645_452290688153925_31423369_n

 

Anuncios

3 thoughts on “¿Por qué la Unión Europea SÍ merece el Premio Nobel de la Paz?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s