La UE y los derechos humanos.

La UE y los derechos humanos.

En 1951 Schuman pronunció su famoso discurso, la Declaración de 9 de mayo de 1950 ,  con el que se pretendía superar las divergencias entre Alemania y Francia creando una organización internacional contralada por un órgano superior a sus Estados. Esta declaración es, sin duda, el inicio de lo que hoy conocemos como la Unión Europea.

Robert Schuman en la firma del Tratado de la CECA

Si bien es cierto que en la propia Declaración se deduce la voluntad de una especial relación económica (en especial, por el miedo de Francia a que Alemania se volviera a rearmar), el transfondo va mucho más allá. Hay que tener en cuenta que tal Declaración se produce justo al acabar la II Guerra Mundial y, por tanto, ya ha dado tiempo a asumir las horrendas historias que dejó la Guerra y PostGuerra.

Los más de 50 millones que dejó tal conflicto, pero en especial por las monstruosidades vistas durante el nazismo, conmocionó al Mundo hasta el punto de que muchos Estados entendieron que solo a través de la unión, y con el uso del derecho, se podía evitar de nuevo tales horrosidades.

Europa, además, había visto cómo su territorio se había convertido en apenas un siglo en escenario de 2 Guerras Mundiales.

En el plano Internacional, en 1948, se reconocieron derechos fundamentales con la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero, ya en 1950, la gran mayoría de los Estados Europeos Occidentales, decidieron aprobar el Convenio europeo de los Derechos Humanos, que, además de reconocer los derechos incluídos en la Declaración Universal, incitaba a los Estados a crear el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.

Dando un gran salto en el tiempo, hacia el año 2000, en Niza, los Estados Miembros de la Unión europea decidieron aprobar la Carta Europea de los Derechos fundamentales que, además de incluir los derechos de la Convención, incluiría por primera vez en la historia de la Unión Europea, el conjunto de los derechos civiles, políticos, económicos y sociales de los ciudadanos europeos y de todas las personas que viven en el territorio de la Unión. 

En 2009, con la entrada en Vigor del Tratado de la Unión Europea (Lisboa), esta Carta pasaría a tener valor normativo. ¿Qué significa? Las Instituciones de la UE, Estados Miembros, Órganos, etc..deben aplicar tal Carta en sus decisiones y actuaciones; deben impedir cualquier obstáculo a su aplicación; y, lo más importante, los ciudadanos pueden reclamar directamente ante la Justicia la vulneración de sus derechos fundamentales reconocidos por la Unión Europea.

He querido destacar “reconocidos por la Unión Europea” por una simple razón: No hay País, Estado, Nación o Sociedad en la Tierra que reconozca, aplique, y defienda tantos derechos fundamentales como la UE hace.

Pero ¿Por qué?

Si, cómo he dicho antes, Europa ha tenido desde siempre una historia violenta (aunque a la vez debido a que desde los inicios de los tiempos ha sido considerada el viejo continente o el centro del mundo), también es cierto que la consciencia europea a lo largo de la historia humana siempre ha sido diferente a la del resto de humanos. Y, por poner un ejemplo sencillo: la gran mayoría de los europeos está en contra de la pena de muerte (por no decir casi la totalidad). Sin embargo, en EEUU, es difícil encontrar una gran mayoría decantándose para uno u otro lado.

O, Europa, ni los europeos, concebimos una UE sin un Estado del Bienestar. Sin una educación, sanidad, pensiones…mínimas y de calidad para todos. Y, por el simple hecho, de ser un derecho. Un derecho, por cierto, también reconocido por la Carta de la UE.

Mucho antes de que se iniciara la I Guerra Mundial, o incluso en la Edad Moderna, cuando se planteaba una sociedad de Estados, muchos autores comenzaban a hablar de una Europa Unidad. Uno de ellos, muy conocidos por todos, era Immanuel Kant. Este filósofo decía que sólo concebía un futuro en paz, sin Guerras, sin miserias, sin confrontación…si Europa se unía y actuaba en conjunto. Churchill, defendía lo mismo.

En la propia II Guerra Mundial muchos autores coinciden en que en la resistencia al nazismo, existía la idea de la necesidad de una Europa Unidad para evitar cometer los mismos errores.

Afortunadamente, poco a poco parece que vamos aprendiendo de nuestros propios errores. Nuestro pasado horrendo ayudó a los Europeos a reflexionar y a asentar unas bases que encaminaban hacia una unión de Estados hacia la prosperidad. Hoy se llama Unión Europea.

De vez en cuando es importante recordar que la UE no es sólo economía.

Gracias a la UE, nosotros, los ciudadanos europeos, gozamos de una protección inasumible para otros muchos rincones del Planeta. Pero no solo los europeos. Cualquier persona que se encuentre en territorio de la UE tendrá los mismos derechos que un ciudadano europeo. Y todo esto, no es gracias a España, a Alemania o al gobierno Inglés por sí solos.

Es gracias a la unión de los pueblos, es gracias a que hemos sidos capaces de formar y mantener la Unión Europea. Protejámosla.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s